Última hora

Liquidaciones por regularización catastral

La Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Colmenar de Oreja considera que es necesario informar a los contribuyentes de aquellas notificaciones que están recibiendo es sus domicilios con la liquidación practicada en cuotas de IBI con motivo de una regularización catastral.

En el año 2017, la Dirección General del Catastro (DGC), procedió a realizar de oficio la revisión de unas 1.500 fincas en nuestra localidad, en las que se han detectado construcciones que no habían sido dadas de alta por parte de sus propietarios.

Durante la primavera-verano del 2018, la DGC notificó a estos propietarios las alteraciones encontradas en sus fincas y la forma en la que debían de proceder si no estaban de acuerdo con la valoración, de lo contrario esas nuevas valoraciones serían firmes y se mandarían al Ayuntamiento para que practicara las correspondientes liquidaciones por aquellos ejercicios no prescritos. En este momento, el contribuyente tuvo que satisfacer una tasa de regularización catastral por importe de 60,00 €.

El Art. 66 de la Ley 58/2003 de 17 de diciembre, General Tributaria, establece que prescribe a los cuatro años el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria. 

Es por ello que se hace necesario reclamar las diferencias en cuotas de IBI por los ejercicios 2015, 2016, 2017 y 2018. 

La condonación, reconocida por la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, como forma de extinción de las obligaciones tributarias, está reñida con el principio de la indisponibilidad por parte de la Administración de los créditos tributarios de que es acreedora. En consecuencia, la Administración no tiene capacidad para condonar las deudas tributarias. El Art. 75 de la Ley General Tributaria regula la condonación de forma clara y precisa, optando por mantener el principio general de no condonación de deudas tributarias, con la única excepción de que dicha condonación se produzca por el poder Legislativo mediante la Ley correspondiente.

Por tanto, de las cuatro anualidades pendientes que debe asumir el contribuyente fruto de esta regularización catastral, queda descartada la posibilidad de condonar el IBI por su inviabilidad legal. El adoptar un acuerdo de tal alcance produciría un perjuicio directo a la Hacienda Municipal y podría ser constitutivo de responsabilidad por el alcalde.

Las alteraciones con fecha devengo del año 2015, cuya fecha máxima de reclamación fue la del 01/01/2018, han sido condonadas por el anterior equipo de gobierno, procediendo a su prescripción y por ello el derecho de la Administración a la reclamación de las mismas.

Este nuevo equipo de gobierno, en base a la legislación vigente, ha decidido actuar en consonancia con sus preceptos, por lo que se ha procedido a realizar las gestiones encaminadas a la reclamación de los ejercicios 2016, 2017 y 2018.

En estos días, aquellos titulares de las 1.500 viviendas revisadas, habrán de recibir en sus domicilios sendas notificaciones con el objeto de proceder a la liquidación de cuotas de IBI correspondientes a los ejercicios 2016, 2017 y 2018.

Con la intención de ocasionar el menor perjuicio a los contribuyentes, se ofrece la posibilidad de un fraccionamiento especial, según el importe de la liquidación practicada.

Cualquier aclaración sobre este asunto podrá ser resuelta por los servicios de recaudación municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *